DIARIO DE UNA VIAJERA HISTERICA. QUINTA PARTE: VOY Y VUELVO.

Imagen

Estoy sentada en un departamento que no es mío, que es prestado, mas bien arrendado, mirando por una ventana a un lugar que tampoco me pertenece, que pretenciosa, los lugares no me pertenecen… mejor dicho al que yo no pertenezco… aunque siento que estoy en mi sitio. Hay unos pinos, mucho bosque, muchos colores. Amarillo, naranja, verde y rojo… si mucho rojo… es el otoño más lindo que he visto… es mi estación favorita y alcancé a llegar a verla acá, donde se nota el otoño, donde no es algo como entre el verano y el invierno, acá tiene identidad propia y marcada… las ardillas andan en la ventana, en la ventana prestada.

 

Fue un viaje largo, de muchas horas, de muchos días, porque lo previo es parte del viaje, muchas despedidas, abrazos, bendiciones y buenos deseos, es raro saber que a uno la quieren, que la van a extrañar, son pocos meses y tantos cariños. Y ahora acá, armando todo esto, estoy contenta. Extraño a varios, pero estoy contenta. Estoy asustada, pero contenta. Sigo recibiendo cariño, acá me esperaban también, recién nos vieron y no quieren que nos vayamos.

 

Acá todo funciona, es verdad, no es broma, lo que debe girar, gira; me acordé del Coco Legrand… se acuerdan? Ni un hoyo, ni un puente cortao… ni un desvío… ese…. es raro, falta un mes para las elecciones presidenciales y no hay miles de carteles con las fotos de los candidatos. Acá no aparece Nicola Di Bari ni Europe entre medio de alcaldes, concejales y compañía Limitada. Hoy nos dijeron “para qué si sabemos por quién queremos votar, … además para eso esta la tele…” Ahora estoy aprendiendo de política, ya se la diferencia entre republicanos y demócratas. Pero parece que eso ya se los conté la otra vez. En todo caso es lo mismo, sólo que los Republicanos no quieren pagar mas impuesto y los otros sí, más o menos.

 

Ven que poco dispersa estuve hoy? Es el cansancio, aún estoy agotada. Si pues, si las maletas que hice las tuve que desarmar… aaaaaa, y es como hacer árboles de navidad y luego sacar las figuritas y las luces y guardarlas…. Cansa la leserita… es una lata. Y por si acaso… igual de histérica… parece que no tenía nada que ver con el viaje.