DIARIO DE UNA CIUDADANA IMPRESIONADA: Como si acá no hubiese guerra.

karma

Cuando hablamos de Karma podemos decir que hablamos de una energía que te persigue, por siempre, generación tras generación… La tierra de Oriente es una tierra Karmática potente… ¿Se han fijado que las “guerras” siempre son en Oriente, o inclinado para allá? Iran, Irak, Afganistán, Las Koreas, Ucrania, Rusia, Israel, Palestina. ¿Se han fijado que el hambre siempre es en África? Siempre escuchamos lo mismo. Y respiramos profundo, uf, que alivio, nosotros nacimos en Occidente, acá en un mundo civilizado. Acá los destellos en el cielo son fuegos artificiales que coronan días de importancia, las sirenas suenan para avisar que ya es medio día. Acá hay paz.

Oriente y el mundo antiguo tienen un Karma distinto, por eso mismo, porque es antiguo, porque viene de mucho tiempo y porque las culturas antiguas se mataban distinto y por ende la venganza, las cuentas, los dolores se transmiten distinto. Los Romanos Antiguos por ejemplo, se permitían echar a un ladrón en un saco con monos hambrientos y tirar el saco al mar, como castigo. Gran festÍn de desesperación por hambre y ahogo se daban los monos. Hoy eso es impensable para nuestra cultura súper hiper re pro DDHH.

Acá en occidente, en América básicamente, somos jóvenes, no tenemos cuentas pendientes, no traemos Karma en esta tierra próspera y solidaria. Acá sólo criticamos a Israel porque que les cuesta entregar territorio a Palestina, lo que es gracioso si pensamos en que se nos eriza el pelo de sólo pensar en que vengan a quitarnos un pedazo de Mar para Bolivia, porque eso SI es soberanía. Lo otro no, ¡es tan lejos!

Nos asombramos de ver una ruma de niños ensangrentados tirados en las calles después de un bombardeo, condenados a muerte o secuestrados a la salida de sus escuelas, como si no tuviéramos un símil de niños arrumbados en escuelas mugrosas, con una alimentación paupérrima, condenados a la delincuencia, a la maternidad temprana y solitaria, al trabajo en cualquier cosa, a mirar pal barrio alto y llenarse del mismo resentimiento de los padres y la de los abuelos, o condenados a su propia muerte en un hospital reventado, que no da abasto para la atención. Una bomba en el metro no es nada, una quema de terreno en el sur no es nada, es un grupo de flojos que no trabajan y son morenos, no representan la idiosincrasia chilena, cada vez mas aria. Nosotros somos civilizados, pese a que por semanas tenemos a un grupo de trabajadores gritando en la calle que los amenzan con echarlos por no vender tal o cual producto, acá hay marchas no más. No resulta, no resulta nada de eso, las huelgas, las marchas, las protestas… no resultan porque para pelear por nuestros maravillosos DDHH debemos perjudicar a otro, el chofer que va a paro no permite al pasajero llegar a su destino… y su lucha no será válida porque perjudicó a otro y eso que es? Es Karma… Ven? No critique tanto para afuera, mire adentro, no se asombre por el perro del vecino del frente, cuando tiene gatos peleando en la casa. Acá estamos acostumbrados a criticar, a cuchichear y peor de todo desde la ignorancia y desde la comodidad. Siempre mirando al perro del frente. ¡Como si nosotros no tuviésemos nuestras propias guerras!

 

Advertisements